Un Lugar Histórico


Originalmente llamada como El Cañaveral, por la abundancia de estas plantas de tallos largos en los jardines y por su uso en techos, ventanas y puertas, Casona Cañaveral es un lugar histórico y a su vez íntimo y familiar.

Su construcción data de la década de 1940 y se caracteriza por un estilo arquitectónico alpino, ideal para su ubicación en la precordillera de la Región Metropolitana.

En 1970 El Cañaveral fue adquirida por Miria Contreras Bell, la Payita, a sus dueños originales (una de sus hermanas y su cuñado). Desde entonces y hasta 1973 fue su residencia personal.

La belleza arquitectónica de la casona fue adornada por una colección exquisita de arte que la Payita fue conformando por su trabajo como curadora de arte y su amistad con los mejores artistas chilenos e internacionales de la época. Este vínculo estrecho con la cultura nacional solo se intensificó a partir de su rol como Secretaria Personal del Presidente Salvador Allende y sus gestiones para la formación del Museo de la Solidaridad (1973).

El Cañaveral fue allanado y en gran parte destruido tras el golpe de Estado de 1973. Fue confiscado por parte del Estado y su deterioro incrementó a medida que pasaban los años. Solo a partir de 1989 los hijos de la Payita pudieron iniciar el proceso legal que logró recuperar los bienes confiscados.

Actualmente Casona Cañaveral es administrada por Isabel y Max, hijos de Miria Contreras Bell, quienes a través de esta empresa familiar buscan no sólo ofrecer un lugar ideal para eventos de todo tipo, sino también poner a disposición de quien lo requiera un lugar histórico tanto a través de su recuperación patrimonial como arquitectónica.